Rut: Rut

Páginas vistas en total

Translate

domingo, 8 de junio de 2014

Rut

Rut (Rut) 4 Capitulos


Autor: Desconocido. La tradicion judía se lo atribuye a Samuel
Tema: La intervencion soberana de Dios trae redencion universal
Palabras clave: Soberania, el Todopoderoso, Redentor


Rut capítulo 1
[1] En tiempo de los Jueces hubo hambre en el país, y un hombre emigró, con su mujer y sus dos hijos, desde Belén de Judá a los campos de Moab. [2] Se llamaba Elimélec; su mujer, Noemí, y sus hijos, Majlón y Kilión. Eran efrateos, de Belén de Judá. Llegados a la campiña de Moab, se establecieron allí. [3] Elimélec, el marido de Noemí, murió, y quedaron con ella sus dos hijos, [4] que se casaron con dos mujeres moabitas: una se llamaba Orfá y la otra Rut. Pero al cabo de diez años de residir allí, [5] murieron también los dos hijos, Majlón y Kilión, y la mujer se quedó sin marido y sin hijos. [6] Al enterarse de que el Señor había atendido a su pueblo dándole pan, Noemí con sus dos nueras emprendió el camino de vuelta desde la campiña de Moab. [7] En compañía de sus dos nueras salió del lugar donde residía, y emprendieron el regreso al país de Judá. [8] Noemí dijo a sus dos nueras: ---Andad, volveos cada una a vuestra casa. Que el Señor os trate con piedad, como vosotras lo habéis hecho con mis muertos y conmigo. [9] El Señor os conceda vivir tranquilas en casa de un nuevo marido. Y las abrazó. Ellas, rompiendo a llorar, [10] le respondieron: ---¡De ningún modo! Volveremos contigo a tu pueblo. [11] Noemí insistió: ---Volveos, hijas. ¿A qué vais a venir conmigo? ¿Creéis que podré tener más hijos para casaros con ellos? [12] Andad, volveos, hijas, que soy demasiado vieja para casarme. Y aunque pensara que me queda esperanza, y me casara esta noche, y tuviera hijos, [13] ¿vais a esperar a que crezcan, vais a renunciar, por ellos, a casaros? No, hijas. Mi suerte es más amarga que la vuestra, porque la mano del Señor se ha desatado contra mí. [14] De nuevo rompieron a llorar. Orfá se despidió de su suegra y volvió a su pueblo, mientras que Rut se quedó con Noemí. [15] Noemí le dijo: ---Mira, tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a su dios. Vuélvete tú con ella. [16] Pero Rut contestó: ---No insistas en que te deje y me vuelva. A donde tú vayas, yo iré, donde tú vivas, yo viviré; tu pueblo será el mío, tu Dios será mi Dios; [17] donde tú mueras, allí moriré y allí me enterrarán. Sólo la muerte podrá separarnos, y si no, que el Señor me castigue. [18] Al ver que se empeñaba en ir con ella, Noemí no insistió más.[19] Y siguieron caminando las dos hasta Belén. Cuando llegaron, se alborotó toda la población, y las mujeres decían: ---¡Si es Noemí! [20] Ella corregía: ---No me llaméis Noemí. Llamadme Mara, porque el Todopoderoso me ha llenado de amargura. [21] Partí llena de bienes, y el Señor me trae vacía. No me llaméis Noemí, que el Señor me afligió, el Todopoderoso me maltrató. [22] Así fue como Noemí, con su nuera Rut, la moabita, volvió de la campiña de Moab. Empezaba la siega de la cebada cuando llegaron a Belén.
Rut capítulo 2
[1] Noemí tenía, por parte de su marido, un pariente de muy buena posición llamado Booz, de la familia de Elimélec. [2] Rut, la moabita, dijo a Noemí: ---Déjame ir a recoger espigas al campo, donde un segador me permita ir detrás de él. Noemí le respondió: ---Ve, hija. [3] Se marchó y fue a recoger espigas en el campo, siguiendo a los segadores. Fue a parar a una de las tierras de Booz, de la familia de Elimélec, [4] y en aquel momento llegaba él de Belén y saludó a los segadores: ---¡Paz de Dios! Respondieron: ---¡Dios te bendiga! [5] Luego preguntó al mayoral: ---¿De quién es esa chica? [6] El capataz respondió: ---Es una chica moabita, la que vino con Noemí de la campiña de Moab. [7] Me dijo que la dejase ir detrás de los segadores recogiendo espigas hasta juntar unas gavillas; desde que llegó por la mañana ha estado de pie todo el tiempo, y ahora está aquí descansando un poco. [8] Entonces Booz dijo a Rut: ---Escucha, hija. No vayas a recoger espigas a otra parte, no te vayas de aquí ni te alejes de mis siervas. [9] Fíjate en qué tierra siegan los hombres y sigue a las espigadoras. Dejo dicho a mis criados que no te molesten. Cuando tengas sed, vete donde los botijos y bebe de lo que saquen los criados. [10] Rut se echó, se postró ante él por tierra y le dijo: ---Yo soy una forastera, ¿por qué te he caído en gracia y te has interesado por mí? [11] Booz respondió: ---Me han contado todo lo que hiciste por tu suegra después de que murió tu marido: que dejaste a tus padres y tu pueblo natal y has venido a vivir con gente desconocida. [12] El Señor te pague esta buena acción. El Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte, te lo pague con creces. [13] Ella dijo: ---Ojalá sepa yo agradarte, señor; me has tranquilizado y has llegado al corazón de tu sierva, aunque no soy ni una criada tuya. [14] Cuando llegó la hora de comer, Booz le dijo: ---Acércate, come de este pan y moja la rebanada en la salsa. Ella se sentó junto a los segadores, y él le ofreció grano tostado. Rut comió hasta quedar satisfecha, y todavía le sobró. [15] Después se levantó a seguir recogiendo espigas, y Booz ordenó a los criados: [16] ---Aunque espigue entre las gavillas, no la riñáis, y hasta podéis tirar algunas espigas del manojo y las dejáis; y no la reprendáis cuando las recoja. [17] Rut estuvo espigando en aquel campo hasta la tarde; después vareó lo que había espigado y sacó media fanega de cebada. [18] Se la cargó y marchó al pueblo. Enseñó a su suegra lo que había recogido. También sacó la comida que le había sobrado y se la dio. [19] Su suegra le preguntó: ---¿Dónde has espigado hoy y con quién has trabajado? ¡Bendito el que se ha interesado por ti! Rut le contó: ---El hombre con el que he trabajado hoy se llama Booz. [20] Noemí dijo a su nuera: ---Que el Señor le bendiga; el Señor, que no deja de apiadarse de vivos y muertos. Y añadió: ---Ese hombre es pariente nuestro, uno de los que tienen que responder por nosotras. [21] Entonces Rut, la moabita siguió diciendo: ---También me dijo que no me apartase de sus criados hasta que no le acaben toda la siega. [22] Y Noemí le dijo: ---Hija, más vale que salgas con sus criadas, y así no te molestarán en otra parte. [23] De este modo, Rut siguió con las criadas de Booz, espigando hasta acabar la siega de la cebada y del trigo. Vivía con su suegra.
Rut capítulo 3
[1] Un día su suegra le dijo: [2] ---Hija, tengo que buscarte un hogar donde vivas feliz. Resulta que Booz, con cuyas criadas has estado trabajando, es pariente nuestro. Esta noche va a aventar la parva de cebada. [3] Tú lávate, perfúmate, ponte el manto y baja allá. Que no te vea mientras come y bebe. [4] Y cuando se eche a dormir, fíjate dónde se acuesta; vas, le destapas los pies y te acuestas allí. Él te dirá lo que has de hacer. [5] Rut respondió: ---Haré todo lo que me dices. [6] Después bajó al campo e hizo exactamente lo que le había encargado su suegra. [7] Booz comió, bebió y le sentó bien. Luego fue a acostarse a una orilla del pez de cebada. Rut se acercó de puntillas, le destapó los pies y se acostó. [8] A medianoche el hombre sintió un escalofrío, se incorporó y vio una mujer echada a sus pies. [9] Preguntó: ---¿Quién eres? Ella dijo: ---Soy Rut, tu sierva. Extiende tu manto sobre tu sierva, porque tienes derecho a rescatarme casándote conmigo. [10] Él dijo: ---El Señor te bendiga, hija. Esta segunda obra de caridad es mejor que la primera, porque no te has buscado un pretendiente joven, pobre o rico. [11] Bien, hija, no tengas miedo, que haré por ti lo que me pidas; porque todos los del pueblo ya saben que eres una mujer virtuosa. [12] Es verdad que a mí me toca responder por ti, pero hay otro pariente más cercano que yo. [13] Esta noche te quedas aquí, y mañana por la mañana, si él quiere cumplir su deber familiar, que lo haga y enhorabuena; si no, lo haré yo, ¡vive Dios! Acuéstate hasta la mañana. [14] Ella durmió a sus pies hasta la mañana, y se levantó cuando la gente todavía no llega a reconocerse, porque Booz no quería que supiesen que la mujer había ido a ese lugar. [15] Booz le dijo: ---Trae el manto y sujeta fuerte. Le midió seis medidas de cebada, la ayudó a cargarlas y Rut volvió al pueblo. [16] Al llegar a casa de su suegra, ésta le preguntó: ---¿Qué tal, hija? Rut le contó lo que Booz había hecho por ella, [17] y añadió: ---También me regaló estas seis medidas de cebada, diciéndome: No vas a volver a casa de tu suegra con las manos vacías. [18] Noemí le dijo: ---Quédate tranquila, hija, hasta que sepas cómo se arregla todo esto; que él no descansará hasta resolver hoy mismo este asunto.
Rut capítulo 4
[1] Booz, por su parte, fue a la plaza del pueblo y se sentó allí. En aquel momento pasaba por allí el pariente del que había hablado Booz. Lo llamó: ---Oye, fulano, ven y siéntate aquí. El otro llegó y se sentó. [2] Booz reunió a diez concejales y les dijo: ---Sentaos aquí. Y se sentaron. [3] Entonces Booz dijo al otro: ---Mira, la tierra que era de nuestro pariente Elimélec la pone en venta Noemí, la que volvió de la campiña de Moab. [4] He querido ponerte al tanto y decirte: Cómprala ante los aquí presentes, los concejales, si es que quieres rescatarla, y si no, házmelo saber; porque tú eres el primero con derecho a rescatarla y yo vengo después de ti. El otro dijo: ---La compro. [5] Booz prosiguió: ---Al comprarle esa tierra a Noemí adquieres también a Rut, la moabita, esposa del difunto, con el fin de conservar el apellido del difunto en su heredad. [6] Entonces el otro dijo: ---No puedo hacerlo, porque perjudicaría a mis herederos. Te cedo mi derecho; a mí no me es posible. [7] Antiguamente había esta costumbre en Israel, cuando se trataba de rescate o de una compraventa: para cerrar el trato se quitaba uno la sandalia y se la daba al otro. Así se hacían los tratos en Israel. [8] Así que el otro dijo a Booz: ---Cómpralo tú. Se quitó la sandalia y se la dio. [9] Y entonces Booz dijo a los concejales y a la gente: ---Os tomo hoy por testigos de que adquiero todas las posesiones de Elimélec, Kilión y Majlón de manos de Noemí, [10] y de que adquiero como esposa a Rut, la moabita, mujer de Majlón, con el fin de conservar el apellido del difunto en su heredad, para que no desaparezca el apellido del difunto entre sus parientes y paisanos. ¿Sois testigos? [11] Todos los presentes respondieron: ---Somos testigos. Y los concejales añadieron: ---¡Que a la mujer que va a entrar en tu casa la haga el Señor como Raquel y Lía, las dos que construyeron la casa de Israel! ¡Que tengas riqueza en Efrata y renombre en Belén! [12] ¡Que por los hijos que el Señor te dé de esta joven tu casa sea como la de Fares, el hijo que Tamar dio a Judá! [13] Así fue como Booz se casó con Rut. Se unió a ella; el Señor hizo que Rut concibiera y diese a luz un hijo. [14] Las mujeres dijeron a Noemí: ---Bendito sea Dios, que te ha dado hoy quien responda por ti. El nombre del difunto se pronunciará en Israel. [15] Y el niño te será un descanso y una ayuda en tu vejez; porque te lo ha dado a luz tu nuera, la que tanto te quiere, que te vale más que siete hijos. [16] Noemí tomó al niño, lo puso en su regazo y se encargó de criarlo. [17] Las vecinas le buscaban un nombre, diciendo: ---¡Noemí ha tenido un niño! Y le pusieron por nombre Obed. Fue el padre de Jesé, padre de David. [18] Lista de los descendientes de Fares: Fares engendró a Jesrón, [19] Jesrón engendró a Ram, Ram engendró a Aminadab, [20] Aminadab engendró a Najsón, Najsón engendró a Salmá, [21] Salmá engendró a Booz, Booz engendró a Obed, Obed engendró a Jesé y Jesé engendró a David.

No hay comentarios:

Publicar un comentario